Salsa Guacamole

Tlaloc casó con Chalchiuhtlicue y tuvieron tlalocas, vivían en T lalocan y, por supuesto, hablaban todo el rato en náhuatl . Si llovía, salían muchos ahuacatl para hacer ahuacamulli, por tanto no tenían que matar a más doncellas toltecas, ni poner la sangre de la lengua propia sobre los labios de Quetzalcóatl. Para celebrar la vida era importante matar.

Salsa Guacamole
La salsa guacamole es una de las recetas mexicanas por excelencia desde tiempos inmemoriales: la recolecta del aguacate estaba prohibida para las mujeres aztecas porque se asociaban con los testículos en una clara similitud con la forma y caída del fruto. Si te pones etimológico, lo que resulta muy divertido para mirar históricamente y en todo su concepto las palabras,  aguacate viene del náhuatl (idioma de los antiguos aztecas) ahuacatl y, por tanto, ahuacamulli (guacamole) es la unión de dos palabras: aguacate y mole o salsa. Le sucede lo mismo que a la tortilla de patatas: cada uno tiene su propia versión aún partiendo siempre de tres ingredientes básicos: aguacate, cebolla y tomate. A partir de ahí empiezan las diferencias: que si jalapeños, chile serrano o tabasco verde, lima o limón, que si ajo o cilantro… Normalmente se consume como aperitivo al inicio de una comida acompañada de tortillas duras de maíz o recién hechas si tienes esa suerte, aunque la verdad es que sienta bien en cualquier momento, en bocaditos o a cucharadas, solo o en compañía. No hace falta que sacrifiques a nadie, pero nuestra versión está de muerte.
 colandcol.com
 
Salsa Guacamole

Ingredientes

Para una ración

2 aguacates maduros
1 tomate mediano
1/2 cebolla roja pequeña
Zumo de 1/2 limón
1 jalapeño pequeño en conserva
1 cucharada de aceite de oliva vírgen extra
Sal
Pimienta negra
Unas hojas de cilantro

Salsa Guacamole

1. Preparar los ingredientes: pelar un tomate mediano, retirar las semillas y partir en trozos muy pequeños; hacer lo mismo con 1/2 cebolla roja pequeña y el jalapeño sin semillas (o casi).
 colandcol
2. Pelar los 2 aguacates y pasar la pulpa a un cuenco, machacándola con ayuda de un tenedor. Incorporar el tomate, la cebolla roja y el jalapeño. Aderezar con sal, pimienta negra molida, el zumo de 1/2 limón pequeño y unas hojas de cilantro picadas.

Consejos

– Si no encuentras el jalapeño en conserva, lo puedes sustituir por unas gotas de tabasco verde.
By | 2016-11-11T18:33:41+00:00 21 Febrero, 2016|Tags: , , , , , , , , , , , , , |0 Comments

Leave A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.