Dry Martini

Podíamos hablar de que en todo cóctel la delicadeza consiste en que las moléculas descansen unas sobre otras, que tengan su preponderancia y su saber acomodarse y bla bla bla; pero preferimos decir que aunque haya mucha tontería machohegemónica y peliculera en un cóctel, no nos resistimos a ponernos Bond y parecer más anchos, más bizarros, más peludos a la voz de: ¡camarero, póngame un dry mezclado pero no agitado, por favor!: te sale bigote de inmediato, te crece la libido y se acorta la barra. Si eres mujer, peliculera y no te interesa el dandismo anterior y sigues el rol tedioso de la vida, se te pone cara de Bacall mala, muy mala, y te ves con las uñas pintadas al borde de esa copa, y te crecen el escote y las piernas. Cómo de sexy es la copa, cómo se juguetea con el borde (solo hace uno tanto teatro interior cuando fuma en pipa). Es muy grande ser peliculero, ¡se pueden intercambiar roles con una sola copa! Ahora somos Bacall ahora Bond. Bond Bacall. Bacall Bond. Bond Bacall. Bacall Bond. Pura percusión, llevamos tres cócteles, eso sí.

COLANDCOL - DRY MARTINY

La segunda receta que compartió Teté Vargas-Machuca con nosotros fue este famoso cóctel que ha tenido maniáticos seguidores como el cineasta Luis Buñuel (con razón jugaba con las hormigas por las manos), Hemingway o Frank Sinatra (para aclararse la voz). Todo aquel que toma el dry martini con cierta frecuencia se convierte en un exquisito de su preparación, no se consienten ciertas cosas. Teté Vargas-Machuca ha llegado a la perfección del cóctel, se lo agradecemos a su hígado.

COLANDCOL - DRY MARTINY

Ingredientes

Por copa

Vaso para mezclar (no coctelera)
Hielo en abundancia
1 cl. de Martini seco
6 cl. de ginebra, preferiblemente seca
Cáscara de limón, solo la parte amarilla
Aceituna
Una copa de Martini

Dry Martini

1. Poner hielo en el vaso. Remover para enfriar y retirar el agua generada, pero manteniendo los hielos en el vaso.

2. Añadir el Martini al vaso con el hielo, remover y retirar (el Martini no se utiliza).

3. Incorporar la ginebra y remover de nuevo en el vaso. Pasar la ginebra a la copa en la que se vaya a a servir, preferiblemente una copa de Martini.

4. Añadir al cóctel una corteza de limón y una aceituna en un palillo (ver consejos).

Consejos

– No hagas horteradas del tipo vaso de tubo o una copa cualquiera. La estética es clave cuando se juguetea con los cócteles.

– La ginebra es clave, así como el martini, no pruebes lo primero que te encuentres (nada de Martini blanco ni chorradas dulzonas).

– Si eres capaz de hacer un twist con la corteza, mejor; si no sabes lo que es un twist, no te agobies, nosotros lo hemos aprendido hace un minuto: es hacer con la corteza de un limón un Chubby Checker.

– Prohibidas totalmente las aceitunas rellenas de anchoa, déjate de coger lo que tienes a mano, perezas, que eres un perezas. El palillo sirve también para juguetear luego con una caída de ojos seductora.

2 Comments

  1. Carmensal 11 marzo, 2016 at 5:43 pm - Reply

    Aunque parezca agua no lo es, sed cautos

Leave A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.