English muffins (panecillos salados)

Revisemos los estereotipos de un hotel: colgar la etiqueta de NO MOLESTAR y dedicarte a hacer el amor un día entero en la habitación, llamar para que te suban cava con ostras, dar una propina al botones que ya es señor con bigote y pinta de haber abandonado la tienda de encurtidos de su padre, que alguien te lleve las maletas a tu habitación y tú adquieras de repente la actitud de Lauren Bacall, llamar a recepción (otra vez) y que te suban el desayuno supercontinental con muffins. Ay mundo sodomizado por largos largometrajes, qué distinta es la realidad del also starring que somos.

 

Los English muffins son muy similares a otro tipo de panes que no necesitan horno en su cocción como los “bolos lêvedos” o tortas de levadura típicos del pueblo de Furnas, en la Isla de San Miguel en las Azores (al parecer eran la dieta básica de los primeros habitantes de la isla) o los Bolos do Caco de Madeira, solo que estos llevan batata en lugar de azúcar. El proceso de fermentación hace que sean ligeros y deliciosos y, desde que los probamos, teníamos muchas ganas de encontrar una receta acertada para hacerlos. En el sur podemos encontrar los English muffins en algunos supermercados ingleses típicos de las zonas de costa, pero los venden a precio de oro así que, si no los conoces, prueba con esta receta y únete a su club de fans.

Ingredientes

Para 12 unidades
120 g de leche
15 g de azúcar
1 sobre de levadura seca de panadería (unos 7g) o 25 g de levadura fresca
120 g de agua
25 g de mantequilla
375 g de harina de fuerza
1 cucharadita de sal

Elaboración

Con Thermomix
 —
1. Poner 120 g de leche, 15 g de azúcar y el contenido del sobre de levadura en el vaso y calentar 37º/5 min/vel 1 para activar la levadura. Dejar actuar durante unos 10 minutos y después mezclar 2 seg/vel 5.
2. Añadir 375 g de harina de fuerza, 1 cucharadita de sal y mezclar 20 seg/vel 3 o hasta que la masa se desprenda de las paredes del vaso. Programar 5 min/vaso cerrado/vel espiga. Pasar la masa a un cuenco engrasado, tapar con papel film o un paño de cocina y dejar levar en un lugar templado entre 30 y 45 minutos o hasta que doble su volumen.
3. Pasar la masa a una superficie enharinada, amasar para quitar el aire y extender con un rodillo hasta dejarla en poco más de 1 cm de espesor. Hacer porciones redondas de unos 8 cm de diámetro con la ayuda de un cortapasta liso, un vaso o una lata vacía de atún. Poner en un papel de hornear espolvoreado de semolina o polenta, cubrir y dejar levar una media hora más.
4. Engrasar una sartén de fondo grueso y cocinar los muffins durante unos quince minutos en total; tapar la sartén los primeros 5 minutos con tapa para ayudar a que suban y reducir su densidad. Después dar vueltas cada pocos minutos hasta que se terminen de hacer por completo, pasar a una rejilla y dejar enfriar.
5. Van muy bien con mantequilla acompañando unos huevos benedict.
Método tradicional
1. Calentar 120 g de leche sin que llegue a hervir (se puede hacer en el microondas) y añadir el contenido del sobre de levadura. Dejar actuar durante unos 10 minutos y después mezclar con 15 g de azúcar.
2. Pasar a un recipiente grande y añadir poco a poco 375 g de harina de fuerza y 1 cucharadita de sal, mientras se va mezclando. Pasar a una superficie enharinada y amasar durante unos 5 minutos, volver a poner en un cuenco engrasado, tapar con papel film o un paño de cocina y dejar levar en un lugar templado entre 30 y 45 minutos o hasta que doble su volumen. Seguir desde el paso 3 de la elaboración anterior.


colandcol

Consejos

– Congelan muy bien, así que puedes doblar las cantidades y después consumirlos según los vayas necesitando.

– Ajusta la cantidad de azúcar/sal a tu gusto. A nosotros nos gustan más bien salados.

Leave A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.