Pudim Molotov

A todo lo que suene a kilos: boom; al señor que se cuela en la cola del mercado, aduciendo prisa y maletín: boom; al que adelanta por la derecha: boom; a los que hacen leña del árbol caído: boom boom; a los que les parece que estás más gorda: boom; al que renuncia a comer este postre porque tiene que trabajar luego: boom; a los que miran a Portugal por encima del hombro: boom; al mundo entero a dos carrillos de placer: boom boom. Este postre se autodestruirá en 3, 2, 1…

El Pudim Molotov es otro clásico postre portugués que, junto con la sericaia y la serradura, se puede encontrar en la carta de muchos restaurantes de aquel país. En estos, es muy frecuente encontrar un carro de dulces en el que el pudim molotof destaca no solo por su presencia llamativa sino también por las raciones generosas que suelen servir. La repostería portuguesa nos encanta y siempre ha estado presente en nuestras vidas por nuestra cercanía con el Alentejo.


La historia de este dulce es bien curiosa y, casualidades del destino, nos vuelve a llevar a Crimea, la tierra de nuestra querida Zinep Emyrsaliyeva. Parece que su nombre original es “budín de Malakoff” y se relaciona con la guerra de Crimea, que tuvo lugar en 1854 y 1855. Malakoff era el nombre de una fortaleza que protegía la ciudad de Sebastopol y que fue tomada por el general francés Pélissier durante el transcurso de la guerra, quien en compensación recibió el título de duque de Malakoff. Así, el Malakoff sería un postre de los tiempos de guerra en Europa, época en la que se hacía este pudim para aprovechar las claras que sobraban de otros postres que empleaban muchas yemas en su preparación, muy típicos entonces.
Debido a la semejanza del nombre Malakoff con el nombre del político soviético ruso Viatcheslav Mikhailovich Molotov (el que dio nombre al famoso “cóctel molotov”) el pueblo portugués pasó también a denominar este postre de la manera que ahora lo conocemos, el delicioso “pudim Molotov”.

Ingredientes


8 claras de huevo a temperatura ambiente
8 cucharadas de azúcar (aproximadamente 130 gr.)
Una pizca de sal
1 cucharada de caramelo líquido
Caramelo líquido para el molde

Molde con un agujero central

Elaboración

1. Precalentar el horno a 180º.

2. Batir 8 claras de huevo a punto de nieve con una pizca de sal. En thermomix, poner la mariposa y batir, con el vaso muy limpio y sin restos de grasa, 8 min/vel 3,5. Cuando estén casi montadas, añadir, una a una, las 8 cucharadas de azúcar. Al final, incorporar 1 cucharada de caramelo líquido y mezclar bien.

3. Untar el molde con caramelo líquido y, con la ayuda de una espátula, añadir las claras a punto de nieve, presionando y procurando cubrir todos los huecos del molde. De vez en cuando podemos golpear ligeramente el molde contra la mesa para facilitar que la mezcla se reparta uniformemente. Alisar bien la superficie.

4. Cocer la mezcla a 180º durante 15 minutos sin abrir la puerta del horno pues el pudim podría bajarse. Una vez finalizado el tiempo, apagar el horno, abrir ligeramente la puerta y dejar el molde dentro otros 30 minutos.

5. Desmoldar cuando el pudim Molotov se haya enfriado por completo.

www.colandcol.com

Consejos

– El molde idóneo para realizar este pudim es cualquiera que tenga un agujero central, para facilitar la cocción del mismo.

– Para asegurarnos de que el vaso y las cuchillas de la thermomix no tienen restos de grasa, lo limpiamos con un papel de cocina impregnado de zumo de limón.

– Se puede optar por no utilizar caramelo líquido y engrasar el molde con mantequilla, y también se puede aumentar o disminuir la mezcla, siendo la proporción 1 clara/1 cucharada de azúcar.

2 Comments

  1. ElRapido 14 Julio, 2016 at 6:37 pm - Reply

    La primera vez que lo probe fue en el sur de portugal, me en encanto la textura.

  2. […]  – Para más recetas portuguesas visita los siguientes enlaces: Bacalao a brás, Sericaia, Pudim molotov, Serradura, Serradura de chocolate […]

Leave A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.