Tajine de langostinos y verduras

La cocina es el único lugar civilizado, donde no se discrimina, donde las fronteras no existen, donde se mezcla todo en función a su sabor y su placer, no por hacer un gesto políticamente correcto; la cocina es lo que la ONU debiera. Nadie tiene prejuicios con un tajine, nadie espera encontrar violencia ni intolerancia en el interior de su tapadera, en su sabor supersur y supernómada. Es como la música, como la literatura, es arte puro. Así debería ser con todo, pero más allá del langostino, más allá de la cúrcuma, de la filosofía revolucionaria de la guindilla, al introducir el puro sabor en la boca, te viene la imagen relajada del mediterráneo, de la cultura de la caravana, del beréber, del mundo recién abrillantado. Demos un paseo.

Los langostinos son uno de nuestros mariscos favoritos, por su versatilidad en la cocina y porque casi siempre se pueden encontrar a buen precio. En nuestro congelador nunca falta una ración de langostinos crudos porque te ayudan a solucionar en un momento una comida o cena: simplemente cocidos como acompañamiento de una ensalada, con pasta, con una salsa picante de tomate (nuestra versión al estilo fra diavolo, muy populares en Estados Unidos), al pil-pil o al ajillo, en tortilla o revueltos, etc. En este caso os proponemos una deliciosa versión un poco más elaborada que merece muchísimo la pena y que se suele servir acompañada de arroz blanco, de un sencillo cuscús o de un buen pan para mojar en la salsa. La mezcla de especias tan orientales como el jengibre, el cilantro o la cúrcuma con el punto fresco del zumo de limón y el cilantro y perejil le aportan un sabor delicioso, de esos que te transportan a otro sitio.

Ingredientes

 

Para los langostinos y la marinada

500 gr. langostinos grandes, pelados y desvenados (limpios)
3 cucharadas de cilantro fresco picado
3 cucharadas de perejil picado
2 cucharadas de aceite de oliva
1 cucharada de zumo de limón
1/2 cucharada de pimentón
1/2 cucharadita de jengibre molido
1/3 cucharadita de cúrcuma

Para las verduras

2 cucharadas de aceite de oliva
2 zanahorias peladas y cortadas diagonalmente en rodajas de 1 cm.
1/2 guindilla roja fresca (opcional)
1 pimiento rojo
1 pimiento verde
4 dientes de ajo aplastados
5 tomates
1 pastilla de caldo de verduras
1 cucharada de concentrado de tomate o 100 ml. de puré de tomate
2 cucharaditas de comino molido
1 cucharadita de cilantro molido
1 cucharadita de pimentón
1 cucharadita de jengibre molido
1/2 cucharadita de cúrcuma
1/2 manojo de cilantro fresco o mitad cilantro mitad perejil
Zumo de 1 limón
Sal y pimienta
 
Hojas de cilantro y rodajas de limón para decorar

Tajine de langostinos y verduras

Los langostinos
1. Pelar y desvenar 500 gr. de langostinos y limpiar con papel absorbente. En un cuenco grande, mezclar los langostinos con 2 cucharadas de aceite de oliva, 1 cucharada de zumo de limón, 3 cucharadas de cilantro fresco picado y otras 3 cucharadas de perejil picado y las especias (1/2 cucharada de pimentón, 1/2 cucharadita de jengibre molido y 1/3 cucharadita de cúrcuma). Mezclar bien para que el adobo pueda penetrar en los langostinos, tapar el recipiente con papel film y reservar en el frigorífico el tiempo de preparar verduras.

Las verduras

 2. Asar 1 pimiento rojo y 1 verde en la llama de gas de la cocina o en el horno. Cuando tengan la piel casi completamente carbonizada, tapar o meter en una bolsa de plástico durante 10 o 15 minutos y después pelar y cortar en tiras o en dados grandes. Reservar.
 –
3. Pelar 2 zanahorias y cortar diagonalmente en rodajas de 1 cm.  aproximadamente. Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una cacerola de barro mediana (o tajine si tiene) y saltear unos 3 minutos removiendo de vez en cuando; incorporar los pimientos reservados, 4 dientes de ajo picados o aplastados y seguir salteando.
 –
4. Cortar 5 tomates en cubos pequeños y añadir a las verduras. Verter 200 ml de agua hirviendo en la que se habrá disuelto una pastilla de caldo de verduras. Agregar 1 cucharada de concentrado de tomate y las especias (2 cucharaditas de comino molido, 1 cucharadita de cilantro molido, 1 cucharadita de pimentón y 1/2 cucharadita de cúrcuma) y cocinar a fuego lento 20 minutos, revolviendo de vez en cuando.
5. Por último, añadir los langostinos con el adobo y el zumo de 1 limón. Salpimentar y ajustar si fuese necesario de especias, especialmente de comino. Dejar hervir a fuego lento durante unos diez minutos más y añadir las hierbas frescas a final de la cocción (1/2 enojo de cilantro fresco o mitad cilantro, mitad perejil). Servir caliente y acompañar con pan, arroz o cuscús.

www.colandcol.com

Consejos

– Si no tienes cacerola de barro también lo puedes hacer en una normal o antiadherente.
– Es importante desvenar los langostinos para retirar los intestinos que podrían darle un punto terroso al plato.

Leave A Comment

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.