DETALLES A TENER EN CUENTA EN LA CENA DE NAVIDAD

02.12.2020

A todo esto, el niño que a mi izquierda tenía, hacía saltar las aceitunas a un plato de magras con tomate, y una vino a parar a uno de mis ojos, que no volvió a ver claro en todo el día; y el señor gordo de mi derecha había tenido la precaución de ir dejando en el mantel, al lado de mi pan, los huesos de las suyas, y los de las aves que había roído; el convidado de enfrente, que se preciaba de trinchador, se había encargado de hacer la autopsia de un capón, o sea gallo, que esto nunca se supo: fuese por la edad avanzada de la víctima, fuese por los ningunos conocimientos anatómicos del victimario, jamás parecieron las coyunturas. «Este capón no tiene coyunturas», exclamaba el infeliz sudando y forcejeando, más como quien cava que como quien trincha. ¡Cosa más rara! En una de las embestidas resbaló el tenedor sobre el animal como si tuviera escama, y el capón, violentamente despedido, pareció querer tomar su vuelo como en sus tiempos más felices, y se posó en el mantel tranquilamente como pudiera en un palo de un gallinero.

El susto fue general y la alarma llegó a su colmo cuando un surtidor de caldo, impulsado por el animal furioso, saltó a inundar mi limpísima camisa: levántase rápidamente a este punto el trinchador con ánimo de cazar el ave prófuga, y al precipitarse sobre ella, una botella que tiene a la derecha, con la que tropieza su brazo, abandonando su posición perpendicular, derrama un abundante caño de Valdepeñas sobre el capón y el mantel; corre el vino, auméntase la algazara, llueve la sal sobre el vino para salvar el mantel; para salvar la mesa se ingiere por debajo de él una servilleta, y una eminencia se levanta sobre el teatro de tantas ruinas. Una criada toda azorada retira el capón en el plato de su salsa; al pasar sobre mí hace una pequeña inclinación, y una lluvia maléfica de grasa desciende, como el rocío sobre los prados, a dejar eternas huellas en mi pantalón color de perla; la angustia y el aturdimiento de la criada no conocen término; retírase atolondrada sin acertar con las excusas; al volverse tropieza con el criado que traía una docena de platos limpios y una salvilla con las copas para los vinos generosos, y toda aquella máquina viene al suelo con el más horroroso estruendo y confusión. «¡Por San Pedro!», exclama dando una voz Braulio difundida ya sobre sus facciones una palidez mortal, al paso que brota fuego el rostro de su esposa. «Pero sigamos, señores, no ha sido nada», añade volviendo en sí.

¡Oh honradas casas donde un modesto cocido y un principio final constituyen la felicidad diaria de una familia, huid del tumulto de un convite de día de días! Sólo la costumbre de comer y servirse bien diariamente puede evitar semejantes destrozos.

 (Fragmento de El castellano viejo, Artículos de costumbres de Mariano José de Larra)

  • ¿Te ha gustado?

Artículos relacionados

El origen de la ensalada

El origen de la ensalada

06.07.2021

Suenan los primeros acordes de verano, las olas rompiendo en la orilla y las ensaladas de pasta listas para acampar en primera línea de playa...

Un dorayaki de Doraemon tenía un olor y un sabor imaginado

Un dorayaki de Doraemon tenía un olor y un sabor imaginado

28.06.2021

El tiempo se mide bien en la costumbre, pero se hace añicos en la novedad. Inventar la novedad es profesión del novelero..

HISTORIA MENUDA Y FILOSOFÍA BARATA DE PAN CON CHORIZO

HISTORIA MENUDA Y FILOSOFÍA BARATA DE PAN CON CHORIZO

09.10.2020

El pan es, démosle gracias, el sustento más sólido que existe...

CELEBRACIÓN PALEOLÍTICA

CELEBRACIÓN PALEOLÍTICA

21.05.2020

La pequeña Lucy, de apenas...

Estamos deseando leerte